Si te interesa el sector de la movilidad y estás un poco al día sobre las nuevas tendencias habrás oído hablar mucho sobre el auge de los vehículos eléctricos, la movilidad compartida e incluso el auto autónomo. Y esto está genial pero uno puede preguntarse, ¿hay futuro para el transporte público?

La respuesta es, definitivamente, sí. El transporte público ha probado ser la forma más eficiente, segura y menos contaminante que existe de moverse de un punto a otro de una ciudad.

Es cierto que cada vez surgen más opciones de movilidad como ride hailing (uber o cabify son ejemplos de ello), carsharing, bikesharing, etc. Sin embargo, el transporte público es, y debe ser, el eje vertebral sobre el que se estructura la movilidad en las ciudades frente a la ineficiencia y poca conveniencia del vehículo privado.

Sin embargo, no cabe duda de que el transporte público tiene aún mucho que mejorar para ofrecer un mejor servicio a sus usuarios.

En el caso de América Latina el 56% de los viajes son realizados en transporte público y en el caso de ciudades como Lima o Bogotá el transporte público mueve por sí solo 10 millones de personas cada día. Este es un buen punto de partida para mejorar el sistema de transporte público existente de la mano de las nuevas tecnologías que están surgiendo en el sector de la movilidad.

Según un reciente estudio de Mckinsey, las claves para mejorar la movilidad en ciudades muy pobladas tienen mucho que ver con las inversiones en infraestructuras y soluciones más limpias, especialmente relacionadas con el transporte masivo de personas, y no tanto con vehículos autónomos compartidos. Este tipo de transporte, aunque pueda resultar atractivo, no deja de ser menos eficiente que vehículos de transporte público como autobuses, metros o tranvías.

A continuación, les compartimos 5 claves para mejorar el transporte público en los próximos años:

Transporte multimodal:

El usuario de transporte multimodal es aquel que combina medios de transporte públicos como el metro o el autobús con otros servicios de movilidad compartida, como el bikesharing (motos compartidas bajo demanda) o carsharing (automóviles compartidos).

Esto, aunque pueda parecer lo contrario, es realmente positivo para mejorar el transporte público ya que permite al usuario prescindir del uso de un vehículo privado al tener acceso a diferentes medios de transporte en función de necesidad o preferencia.

Para que esto sea posible, los gestores de transporte público se enfrental al reto de facilitar la integración entre los diferentes medios de transporte tanto públicos como compartidos. En la ciudad de Madrid, por ejemplo, la empresa pública que gestiona los autobuses de la ciudad ha creado MaaS, una aplicación móvil que integra los diferentes servicios de movilidad de la ciudad, potenciando su uso frente al auto privado.

Datos abiertos:

La gestión de los datos en movilidad es uno de los grandes retos a los que deberán enfrentarse las ciudades en un futuro cercano. En este sentido, todo apunta a que compartir los datos del transporte público de forma abierta (aunque anónima, por supuesto) es beneficioso para todos ya que esto permitirá a terceros desarrollar aplicaciones y servicios de movilidad que harán la vida más cómoda a los usuarios como Moovit o Transitscreen.

Adiós al efectivo:

Uno de los retos que deben superar las empresas de transporte público es el de ser capaces de prescindir del efectivo en los accesos al transporte público. Esta forma de pago ralentiza los trayectos y es pesado e incómod andar con efectivo para pagar el bus o el metro. Sin embargo, ya se está potenciando el pago por contact less, o incluso a través del smartphone.

Mobility as a Service:

En el futuro, la movilidad dejará de estar tan relacionada con la propiedad (tener auto, moto o bicicleta propios) sino más bien por el pago por uso. Los expertos indican que en el futuro los ciudadanos pagarán por el transporte en función de su uso pudiendo contar con tarifas planas para moverse en diferentes medios de transporte. Algo similar a la como funciona Netflix o Spotify, pagamos por el servicio en lugar de poseer películas o discos de música.

Vehiculos menos contaminantes:

Es cierto que moverse en transporte público es menos contaminante que hacerlo en un auto privado, aunque aún hay que seguir mejorando en este aspecto. Es fundamental que las empresas de transporte público vayan poco a poco sustituyendo los vehículos más antiguos (y más contaminantes) por otros más nuevos con motores más eficientes (no hay que olvidar que un motor diésel de 10 años de antiguedad contamina mucho más que el mismo motor nuevo) ya sean de propulsión eléctrica, de gas natural o incluso híbridos. En muchas ciudades de América Latina la edad media del parque automotor es demasiado elevado, superando incluso los 20 años de antiguedad en algunos casos. Esto no solo en la contaminación, sino también en la seguridad de los pasajeros.

Ana Benitez

Presentación Ana Benitez

Vivo en Madrid. Gané mi gusto por los autos en Lima. Soy una apasionada de las nuevas movilidades y de las nuevas posibilidades que la tecnología está ofreciendo al sector del transporte y la logística. Creo que la movilidad conectada es el futuro ;)

Deja una respuesta

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

* Cargo/Posición:

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link
[contact-form-7 404 "Not Found"]
close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

* Cargo/Posición:

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link

*Número de vehículos:

*Uso del vehículo:

close-link